viernes, 26 de septiembre de 2014

Días de mosca



Hay días buenos, días malos, días regulares y días que antes metería es los malos pero que actualmente se han repetido tanto en tu vida y que uno ya se los espera que no los metes en malos, creas un apartado solo para ellos. Andrew Hepburn definía los días de maneras diferentes, estaban los días buenos, los negros y los rojos, que pasa con los días rojos? son esos días, según decía, que se tiene miedo y no se sabe porque. A mi me hace pensar que esos días los tiene la gente que por lo general es feliz, no tiene problemas... pero mi pregunta para hoy es, como se llaman los días en los que se tiene miedo, se sabe porqué y además se sabe que es real, que lo que temes va a ocurir, esos días cómo se llaman? yo los llamo demasiado habituales como para ser feliz, pero tal vez necesitarían un nombre. Cuando un tipo de día se repite mucho es necesario poder darle un nombre.

Es tan necesario un nombre? las personas tiene nombre, las mascotas, las plantas, hasta los edificios tienen nombre, pero porque? las etiquetas son necesarias? Yo creo que si, una etiqueta es necesaria, disminuye el miedo al olvido, un nombre está hecho para que de determinada manera nunca de olvides de alguien, de algo.... Porque con el siempre hecho de pensar en su nombre te encuentres en un torbellino de sentimientos y recuerdos del que en unas ocasiones te hace ser feliz, y en otras te sume en una depresión intranquila.

Tengo un nombre desde que nací, y a lo largo de mi vida he luchado mucho para definir cada una de mis relaciones, y siempre que fuera posible etiquetarlas y guardar en ese nombre, esa etiqueta, todo lo que yo siento y todo lo que la relación implica para mi. Soy plenamente consciente de que para la gente normal, los nombres no son tan importantes pero... por un motivos que no quiero creerme yo, o necesito de esos nombres, pues con ellos está más controlado, que no bajo control, mi mayor miedo, el abandono y la soledad.

Cuando alguién como yo, a la que le domina el miedo, ve un pequeño resquicio de ese miedo, cuando lo ve asomarse ligeramente del baúl dónde lo escondió en el lugar más recondito que pudo, este miedo le puede, le consume, y pasa a ver y augurar un futuro muy oscuro. Sólo de pensar en escenarios futuros esa persona de deprime y en cierta manera deja de vivir, se convierte en una sombra de sí misma. Ciertamente no estoy orgullosa de lo que soy, por cómo soy necesito tanta seguridad que la que me ofrecen nunca es suficiente, siempre voy a necesitar más y los días que simplemente no obtengo ni una pizca de esa seguridad me desplomo, caigo y no soy capaz de levantarme.

Tiene sentido hablar de todo esto?  no lo creo, porque por mi cabeza siempre pasan los mismos sentimientos, y son única y exclusivamente debidos a mi incapacidad para superarme. No se si por suerte o por desgracia, la gente normalmente no puede superar los límites que se autoimponen, así como veis no es algo a destacar. Pero no tiene sentido hablar de ello, porque me obsesiona, y yo necesito hablar de ello para racionalizarlo, comprenderlo, pero la gente se cansa de oir siempre la misma historia. De modo que ya veis, dudo incluso de si debería haberlo plasmado. Hay cosas que no tiene sentido ni escribir cuando nadie las va a leer y una persona necesita que la consuelen y entiendan.

Dicho todo esto, que probablemente no sea lo único que diga porque empiezan a ser días duros, porque otra vez ese sentimiento de soledad incomprensible se cierne sobre mí cómo los nubarrones antes de una tormenta. Tormenta que ya ha ocurrido en mi cabeza pero que puede que en la realidad nunca llege a producirse, aunque la desesperación producida por el miedo le asegure a una que no sólo se va a producir seguro si no que seá peor de lo que nunca podría imaginar. Los días de miedo conocido deberían tener un nombre, tal vez de esa manera no reaccione a ellos de la manera en la que me enfrento hoy a ellos. He decidido llamar a estos días los días de mosca. Porque no? Cualquier nombre es bueno.

El miedo, el mayor obstaculo del hombre para progresar, miedo al rechazo, al fracaso, abandono... Existen toda clase de miedos para toda clase de personas. Igual como existen personas que poseen todos los tipos de miedo, es algo inevitable cuando tienen una imagen de sí muy deterioradas.

1 comentario:

  1. Yo sí te leo <3
    Me encanta que escribas en tu blog, más que nada porque se que eres una persona que suele ocultar cómo se siente realmente, y en cambio aquí te expresas con naturalidad y me dejas ver cómo eres y cómo te sientes, me permite comprenderte mejor.
    Yo también he tenido días moscas. Curiosamente coincidieron con la época en que había terminado los estudios, me sentía sola y perdida sin saber qué hacer con mi vida. Sin embargo, el camino siempre lo tienes delante aunque a veces no seas capaz de verlo. Sólo hay que echar a andar y en algún momento te encontrarás. Yo te acompaño en lo que haga falta :3

    ResponderEliminar